EL HOMBRE Y LOS ANIMALES




Si en cualquier debate televisivo se pone encima de la mesa el tema de las relaciones del hombre con los animales, siempre saldrán a debate los mismos temas, una serie de \'clásicos\' donde se puede estar hablando horas y no llegar jamás a ningún acuerdo.
Los Toros, la Caza, la Vivisección, las Pieles, el Matadero, algunas \'fiestas\' basadas en la brutalidad con los animales, etc...
He visto varias de estas discusiones y no tiene sentido repetir los debates, pues el problema es que en estos programas jamás se va al centro del problema, sino que se pierde el tiempo en la parte \'periodística\', en los accesorios.

LA BASE DEL PROBLEMA

El todos estos casos de crueldad objetiva del hombre con los animales el problema es siempre comprender el núcleo del tema, y no perderse en las ramas.
No creo que nadie niegue que los toros son una crueldad, incluso los toreros aceptan que se tortura al toro en algunos momentos. Nadie dirá que no es lamentable ver como muere en una trampa un animal para arrancarle su piel, ningún niño, ni muchos adultos, dejarían de llorar si viera como torturan algunos médicos a los animales de experimentación, y ninguna escuela programa visitas de sus alumnos para ver un matadero \'industrial\' de corderos, crearían un trauma en los pobres chavales. Ni creo que ver un ciervo herido de bala sea un espectáculo agradable y edificante para personas sensibles.
No, el problema no está en discutir si es cruel o no cada uno de estos temas. Es pura hipocresía que un torero diga que el toro está contento de ser \'picado\'... ni que el cazador hable de su deporte para justificar el momento dramático de la muerte del animal, o que el ciervo, conejo o incluso el jabalí pueden \'defenderse\' frente a escopetas de repetición, con balas especiales si es preciso. No, las excusas sobran. El problema es otro, y nadie aborda este problema de raiz. Hay muchas excusas de los fabricantes de pieles, de los toreros o cazadores, de las empresas farmaceúticas o de las industrias cárnicas.
El tema es entender si la crueldad con los animales puede ser aceptada en aras de fines más o menos justificables.
Millones de \'personas\' despellejarían vivo a un ciervo si pudieran con ello ganar un coche de regalo. Este es el problema.
No vayamos a las excusas, vayamos directo al problema. La tortura del toro es un espectáculo mítico, sangriento como lo eran los sacrificios humanos mayas, y matar, matar al ciervo o al pato, a lo que sea, es una sensación de \'poder\', que lo siente como innato en \'algo\' interior del cazador. Muchos, demasiados, triturarían personalmente con una hoja de afeitar a su pobre perro, tras 10 años de tenerlo en casa, si con ello pudieran probar una medicina que les salvara la vida. Decía el sabio que \'el hombre es lobo para el hombre\'... pobre sabio, que poco conocía a los lobos y a los hombres. El hombre es una bestia cruel e insensible, capaz de lo que no haría ningún lobo loco.
Los deseos de la masa no aceptan barreras, cualquier crueldad es nada si permite lograr su deseos.
El aspecto o lado salvaje y egoista del hombre es de alguna forma la base justificativa de todos estos temas. No pretendamos \'convencer\' de lo \'cruel\' que es el toreo, eso ya lo saben, hay que convencer a la gente de dejar de ser cruel, aunque esto les CUESTE un sacrificio en sus \'gustos\'. Este es el desafio del futuro.
No se trata tanto de prohibir o limitar la caza o el toreo (aunque estaría de acuerdo en ello) sino de lograr que la gente no desee \'mirar\' una corrida de toros ni sea capaz de asesinar un animal por placer.
Mientras haya gente capaz de ello el problema seguirá discutiendose, y excusas hay mil.
Siempre habrá quien sea insensible al dolor del animal, y del humano, no se podrá evitar que exista \'el cazador\' y el \'torero\', eso está en la propia naturaleza de algunos hombres.
Ni se podrá evitar que por pura vanidad algunas mujeres (y hombres) gusten de llevar pellejos de animales encima.
Pero si se puede lograr que estos sean una minoría, sean el detritus que siempre existirá en una sociedad, en vez de ser \'lo normal\'.
Recuerdo una anécdota de mi abuela, que sobre un viaje suyo a la Alemania Nacional Socialista me comentaba como le impresionó ver como un grupo de mujeres jóvenes de la organización femenina NS increpaban a otra mujer por ir extremadamente pintada y maquillada. No la agredieron ni la insultaron, solo iban detrás de ella denunciando su falta de estilo y el mal efecto que hacía para una juventud sana y natural. Mi abuela me decía que eso hacía mucha más propaganda que todas las prohibiciones juntas.
El día que tus hijos te miren horrorizados cuando vuelvas a casa con la pieza de caza sangrienta, cuando la gente se niegue a dar la mano a un torero, cuando se compadezcan de los pobres animales que dieron su piel por tu abrigo, el día que nadie quiera ser matarife sin unas medidas estrictas de piedad con los animales, ese día estaremos cerca de un mundo Nacional Socialista.
No proponemos prohibiciones masivas, no queremos criminalizar estos temas, ni buscamos entrar en polémicas sobre su necesidad, no las discutimos, no luchamos contra los toreros o los cazadores, ni los peleteros o los matarifes, no somos sus enemigos. Solo queremos que sean más humanos, y ellos mismos dejen de soportar esa tortura y ese dolor. Un torero dijo hace poco: \'Soy torero porque es lo único que podía hacer para ganar dinero de verdad con mis conocimientos\'. Nosotros entendemos las \'necesidades\' que hay, y sabemos que la caza es un placer, llevar pieles es deseable para \'lucir\', entendemos que guste ver a un hombre jugar con el toro, y que las medicinas hay que probarlas antes de usarse en el medio humano.... no dudamos de las razones de cada colectivo, pero pretendemos que al otro lado de la balanza se ponga el amor a los animales. Hoy día no se hace, el animal no es NADA, no tienen derecho ni pesa nada, esto es lo que queremos arreglar.
El día en que el amor a los animales pese y sea una \'necesidad\', veremos que hay soluciones para cada uno de estos temas.Una vez vista la base del problema veamos cada caso con algo más de detalle.

LOS TOROS

Ya 1000 años antes de Cristo se jugaba con el toro en Creta. He visto los frescos de Miconos. La fuerza del toro sagrado, animal bello donde los haya, y la agilidad humana, el riesgo y la lucha.
Pero en todo Miconos no verás una sola escena de tortura animal. Jugaban, no torturaban. Y en todo caso es evidente que lo \'bello\' de los toros es el juego, el arte de burlar al toro, no su tortura.
Nadie dirá que va a los toros para ver como se le pica, como brutalmente se le sangra y se le hace daño. No, se va a los toros a ver como se le \'torea\', como el rejoneador es capaz ,a caballo, de pasar a milímetros del cuerno del toro, como el torero engaña con riesgo de la vida al toro.
Varios intelectuales NR como Benoist, Montherland y J L Ontiveros, han apoyado ese juego \'bárbaro\', ese riesgo que nos aparta de la vida cómoda y \'segura\' de la burguesía demoliberal, donde todo lo que es peligro y juego para valientes se desprecia.
El tema es equilibrar esta \'necesidad\' con el amor a los animales, volver al estado original del juego, que ahora es una burla decadente. Jugar con el toro ,no torturarlo. Todo lo que hay de tortura en el toreo es PRECISAMENTE para eliminar el riesgo y la valentía. Todo lo que hay de bello se puede hacer sin torturar. En los frescos minoicos se ve a un atleta saltar entre los cuernos del toro, un toro entero, sin picar. En Portugal aun se juega sin picarlo. Poner banderillas de hoja pequeña no causaría daño especial a un toro y es realmente un arte de riesgo y belleza. Es bonito ver como un hombre solo, sin nada, es capaz de poner un palo en el lomo de un toro de 600 Kilos... sin necesidad de que tenga una hoja larga y torturante. No se trata de hacerle daño sino de lograr ponersela.
Claro que sin el picado no se podrá \'jugar\' de tan cerca como ahora. Hoy en día al toro se le tortura con tal brutalidad que queda absolutamente desmontado, queda atontado y exhausto. No hay juego, hay BURLA y ABUSO. El torero no es valiente, es un canalla, si para poder darle capotazos precisa antes desangrar y apalizar al toro de esa forma. ¿Donde esta el juego y el valor?, es un abuso y una burla del animal, dolorido, espantado, desangrado.
Se tortura al toro para poder dar más \'espectáculo\'!!!, esto es lo que no quieren decir los toreros. Se VENDE el espectáculo. El toreo ya no es un arte, es un NEGOCIO, una basura vendida a costa de la tortura. Gracias a torturar sin piedad al bello animal se logra después dar el espectáculo SIN casi peligro, acercarse, hacer lo que se quiera, pues el toro está medio moribundo. Y matarlo, ¿para qué?. Digámoslo claramente, se mata al toro porque ya está medio muerto. En realidad se remata al toro. Se le hace un favor al acabar con su dolor. En Miconos no vereis una sola escena de muerte del toro. Al toro no hay necesidad de matarlo, su muerte es una concesión a la chusma. No hay juego ya. La llamada \'suerte\' de matar es gratuita. Solo se puede hacer gracias al estado de agotamiento total del toro. ¿Que hay pues de natural y de bello en algo logrado por el dopaje del contrario?. Si se drogase al toro sería lo mismo. ¿Que belleza tiene la lucha de un hombre contra un animal drogado y agotado?.
Pero el toreo no es un arte, ni un juego, es un negocio que vende brutalidad para masas sin sensibilidad. Reclamamos el retorno al juego y la belleza del riesgo, sin torturar al animal.

LOS ESPECTACULOS CON ANIMALES

Aunque los toros son el caso más sangriento y popular del uso de los animales como \'espectáculo\', ni son el único ni incluso son el más salvaje.
Para empezar nos vamos a reducir a tratar el tema en los paises arios, donde existe una cierta tradición y legislación protectiva de los animales. En el tercer mundo las salvajadas son ya totales, y nos parece superfluo intentar comentarlas.
En occidente hace años que están prohibidas, y han realmente desaparecido, las peleas entre perros, gallos y otros animales, como método de fomentar apuestas.
De todas formas ,pese a estos adelantos, quedan una pequeña multitud de \'fiestas\' populares basadas en actos de crueldad con los animales. Especialmente en España, Grecia, Portugal, los paises orientales, en fin en aquellos donde la sensibilidad por los animales es menor.
Una fiesta consistente en tirar una cabra por un torreón, o en poner un pato colgado del cuello y arrancarle el cuello a base de tirar de las patas, parece que sean cosas de otro mundo, pero no lo son.
La Masa es brutal, y cuando se reune en anonimato es incluso criminal. El alcohol y la brutalidad anónima hace que existan aun tradiciones propias de la época en que torturar a los prisioneros era lo legal.
Una vez visité una exposición de aparatos de tortura creados por el hombre. Era espeluznante. Ví a gente llorar al pensar que alguien había podido utilizarlas. No nos debe pues extrañar que con los animales se hayan realizado cosas aun peores .. o almenos iguales.
Apoyamos por contra las fiestas populares con participación de los animales, recuerdo de las épocas donde los animales de la granja eran parte de la comunidad, base de la
subsistencia pero tambien de la vida diaria. Sabemos que es impopular prohibir una fiesta tradicional que sea cruel. Es mucho mejor intentar eliminar el carácter anónimo de la masa, o sea obligar a las personas a actuar de forma individual. Si los patos a utilizar fueran dejados antes a los niños del pueblo para su cuidado, seguramente éstos se negarían luego a que se les torturara en la fiesta del pueblo. Si la cabra fuera de una familia, ésta no aceptaría posiblemente arrojarla por el torreón luego. La convivencia con los animales genera amor, el \'uso\' materialista de animales \'comprados\' crea un sentido de \'cosa\'.

LA CAZA

Quizás el instinto más antigüo del hombre es el de la caza. Ese acoso a la presa, su búsqueda y captura es algo que llevamos innato. Salir a cazar es una emoción, la belleza del campo, caminar, la adrenalina del acoso....y la mística de las armas.
Los cazadores creen que no entendemos todo esto los que nos oponemos al sistema de caza actual. Claro que sabemos que la caza tiene una base natural y atractiva.
El hombre cazaba por necesidad, cazaba para alimentarse. Luego lo hizo por placer. Y una parte del placer es la dificultad. Cazar un león con lanza es un acto de valor. Cazar una cabra montesa con rifle telescópico es una estupidez.
Hoy día la caza masiva no tiene valor ni ética alguna, las piezas son normalmente criadas para ser cazadas, las armas del cazador están absolutamente desproporcionadas a la pieza buscada, no hay riesgo ni valor alguno. Es solo una masacre que IMITA lo que debe ser la caza de riesgo.
Matar un jabalí con lanza puede ser una lucha razonable, pero no es lo que se hace ahora. Por tanto la caza ha perdido todo estilo de enfrentamiento, tampoco es una necesidad de alimentación, de supervivencia... ¿que queda entonces?. Queda solo el \'placer de matar\', el juego al escondite y la mala leche de matar a un animal absolutamente indefenso.
La única defensa del cazador es el riesgo, el \'juego\'... pero las armas modernas y la masividad de los cazadores han eliminado toda \'gracia\', dejando solo la parte triste y cruel del asesinato.
El único placer que queda al cazador, fuera de su sed de sangre, es la BUSQUEDA, o sea lograr dar con la caza. Esto puede hacerse en la caza fotográfica perfectamente. La caza con arma no tiene sentido con la desigualdad actual, no tiene mérito ni añade nada. Estamos en favor de la caza fotográfica, que da lo único positivo de la caza actual: la necesidad de caminar y conocer el campo.
Si se quiere matar, que se vaya con arco o lanza, que se vuelva a la escopeta de un sólo tiro y corto alcance, que se vuelva a dar riesgo y posibilidades al enfrentamiento. No me gusta matar a ningún animal, pero si hay lucha, si hay cierto equilibrio, si el animal tiene su oportunidad real, y el cazador su riesgo real, la lucha puede ser digna. Ahora es indigno. Los caballeros no atacaban a un hombre desarmado y ciego. Un cazador no debería aceptar la caza sin un equilibrio digno.
Independientemente de esto, matar a un animal nunca debiera ser un objetivo de distracción. Pero si lo es, almenos que sea con las reglas de los caballeros: la lucha sólo merece la pena si es equilibrada.
Para colmo la masificación actual provoca un nuevo concepto de caza: la caza de \'coto cultivado\'. Las piezas se crían para ser cazadas, y el cazador paga por ello. Miles de cazadores en una especie de tiro al blanco vivo. ¿Dónde está el estilo, el riesgo o el equilibrio?... el riesgo es una perdigonada de otro cazador. Y el estilo el mismo que ir a comprar al mercado, pero matándote tu personalmente la pieza. Algo similar al \'tiro al pichón\', pero disimulando algo lo artificial del tema. Francamente hay que reducir esta mentalidad utilista del animal, visto como una mera diana, y hacer entender que son seres vivos, con derechos y con sensibilidad.... aveces más que la de sus matadores.
No hablo de prohibir la caza totalmente, pero si de ir acabando con su práctica mecanicista y \'ciudadana\', apoyando la caza fotográfica, reduciendo su masificación.

LAS PIELES

Hoy en día la mayoría de las pieles son de animales de granja, pero aun quedan algunas de caza mediante trampas.
¿Cual es el fundamento de nuestra oposición al uso de pieles?. No se basa simplemente en el hecho de usar animales de granja o de caza. No es este el único, ni el principal, argumento contra el uso de las pieles.
Los peleteros se esfuerzan en usar animales de granja para evitar el rechazo de los amantes de los animales, mostrando así unas prendas de concepción similar a los filetes que comemos, puro producto industrial de animales criados para ese fin.
Desde luego la caza para utilizar pieles es una salvajada, absolutamente innecesaria. Matar animales salvajes sólo por la piel debería estar radicalmente prohibido, y más mediante la brutalidad de las trampas, método auténticamente torturante y cruel.
Pero, como he dicho, no es este el problema fundamental.
Una vez más recordemos que nuestra concepción del mundo está basada en un camino hacia un Hombre superior, en el sentido de más sensible y artístico, de una persona integrada en la Naturaleza y amante de la belleza natural. Es en este sentido que creemos innecesario totalmente abrigarse por pieles de animales de ningún tipo, y menos aún criar animales sólo para abrigarse. Las necesidades de abrigo pueden cumplirse con otros métodos sin problema alguno. La gente NO compra pieles por \'abrigo\', sino por \'estética\', por lujo, apariencia o \'belleza\' en las pieles (la excusa suele ser la \'belleza\' de las pieles, la realidad el lujo y la apariencia).
Y el tema es que una persona sensible debería valorar en esa \'belleza\' el trasfondo real, el ser un resto de un animal vivo y sensible. Para colmo la mayoría de los animales de pieles bellas son animales muy escasos, vivarachos y sensibles. De esa forma una persona superior no debería sentirse a gusto colgándose del cuerpo los despojos de animales por mero capricho o lujo.
Es en este sentido que rechazamos las pieles: no son necesarias, se puede cubrir la necesidad de abrigo sin ellas, y su uso es de alguna forma una falta de sensibilidad respecto al comercio de pieles y sus consecuencias en los animales.
Cuando uno hereda un abrigo de pieles se pregunta porque no usarlo, total ya estan muertos, ya no lo has provocado tu mismo. Y una vez más la respuesta es que nuestra posición no se basa en el uso del animal sólo, sino en una sensibilidad del usuario, en una elevación de la persona sobre el \'gusto\' de llevar pieles, por su amor a los animales. No es pues un tema de prohibiciones o descalificaciones, es algo personal, en lo que se debe educar, es el aprecio a los seres de la Naturaleza y el deseo de no \'usarlos\' sino convivir con ellos. Es una utopía imposible de realizar, todo en la Naturaleza es lucha y dominio, el hombre domina y bien está, pero precisamente por ser \'humano\', por tener sentimientos, es capaz de valorar sus deseos y sujetarlos a una valoración ética y sensible.
Es el mismo caso de utilizar trofeos de caza como \'decoración\'. La belleza de un ciervo se convierte en una nota de crueldad y de brutalidad al colgarse de una pared. No se puede apreciar \'belleza\' allí donde hay falta de sensibilidad.

LA EXPERIMENTACION EN ANIMALES

Incluso la sociedad moderna está tomando medidas legales para regular el uso de animales en la experimentación médica. Durante decenios se han cometido atrocidades de tal calibre que su descripción es insoportable para una persona sensible. Los horrores que han sufrido los animales son tales que un día el hombre habría de pedir perdón oficialmente por ese abuso repulsivo realizado. Torturas que no se atreverían a aplicar ni los peores carniceros de la humanidad, ni los más refinados verdugos, se han aplicado por parte de \'civilizados científicos\'.
Esto parece que va a terminar, pues la propia sociedad materialista ha reconocido en parte su horror.
Pero el problema de fondo se mantiene. El uso masivo de animales para la experimentación.
El tema es claro y aborda definitivamente el problema del \'uso\' de los animales y sus limitaciones.
Mientras en el caso de la caza, los toros o las pieles, no hay NECESIDAD de ese \'uso\', sino es una mera \'distracción\' a costa de los animales, en la experimentación y en el uso industrial del ganado, nos enfrentamos a una idea de necesidad, de uso por obligación.
El tema es que el hombre es por naturaleza dominante, y como tal domina a la Naturaleza en tanto puede. Pretender lo contrario es antinatural, es tan artificial como la tortura de los animales. Las utopías son siempre antinaturales.
El problema es pues de \'peso y medida\'. O sea, de matizar y medir. Hay enfrentados dos \'derechos\': el del hombre a satisfacer sus necesidades, y el de la Naturaleza a ser amada y no ser violentada gratuitamente. Cuando dos derechos se enfrentan todos los legislativos dan una sola solución: valorar cada detalle, ajustar los derechos y sus acciones de forma que se juzgue equitativamente para ambos derechos, sin que ninguno de los dos domine abusivamente sobre el otro.
Pongamos un ejemplo humano: si para curar el cáncer un doctor pidiera 500 hombres a los que torturar, pero con lo cual seguro que se tendría la solución del cáncer. ¿Alguién aceptaría dárselos?. Pero si pidiera torturar horriblemente a 500 perros, ¿se los darían?.Otro: si secuestran a tu familia y te dicen los secuestradores que debes decidir entre tus 3 hijos a cuales dos quieres que maten, pues si no decides matarán a los tres. ¿Decidirías por dos de ellos?.
¿Torturarías a unos prisioneros para lograr datos que salven a tus compañeros?
Este tipo de dilema es más antigüo que la propia filosofía.
El tema es que no se puede aceptar dialogar con la inmoralidad. No puedes aceptar la imposición de los secuestradores, tu no puedes eligir a dos hijos para morir por salvar el otro. No es ético. No puedes dialogar en justicia con la brutalidad. Has de aceptar el destino cruel e injusto pero no participar de su crueldad e injusticia.
Tu puedes presionar hasta un cierto punto, pero no puedes olvidar los derechos éticos. Todo tiene un límite. Y el límite no es todo o nada, hay matices. Puedes intentar pactar, equilibrar, pero no abusar. Puedes intentar presionar al prisionero, incluso con cierto rigor, pero no puedes caer en llamar al verdugo experto para que lo destroce cientificamente.
Pues este mismo sistema hay que aplicarlo a los temas que tratamos. Los animales tienen derechos. Y el hombre tambien. Hay que saber equilibrarlos. Si la experimentación ha de efectuarse OBLIGADAMENTE con animales (cosa muy discutible en muchos casos), ni no hay otras salidas, y el tema es suficientemente importante, es posible acceder a sacrificar con los mayores controles posibles a algunos animales. Pero siempre lamentándolo, procurando que no sufran, comprendiendo que es un hecho lamentable y doloroso, que debe reducirse a cero si es posible.
Pero si se exige una tortura cruel e infame, no se posible aceptarla por mucha utilidad que se pueda sacar. No podemos salvar a nadie con sangre cruel de otras víctimas inocentes.
Todo hay que medirlo. Es distinto experimentar con ratas o moscas que con perros, pues su sensibilidad es absolutamente distinta. Es distinto experimentar sin dolor que con dolor, es distinto hacerlo por una causa realmente necesaria que para probar un perfume o un desodorante nuevo. Todo hay que medirlo, y procurar ser avaro con el dolor. Las necesidades del hombre son en gran parte superfluas, el dolor de los animales es siempre usado con exceso de tranquilidad.

LA GANADERIA INDUSTRIAL

Desde siempre el hombre ha comido animales, y desde siempre los animales se han devorado entre ellos. No hay pues que escandalizarse por algo que es natural y congénito en cada especie.
Y sin embargo ese estado natural del hombre como omnívoro, comedor de carne, es algo que algunas personas, y muchos Nacional Socialistas entre ellas, se plantean como algo no necesariamente deseable.
En Cedade una buena parte de la dirección política era vegetariana, como lo era Hitler o el mismo Wagner. ¿Cual es pues el problema?.
Dentro de esa concepción espiritual del hombre, la no participación en el uso de animales para la alimentación, lo que llamaremos Vegetarianismo Etico (por motivos éticos, frente al vegetarianismo sanitario, por motivos de salud) ha sido siempre un paso excepcional de algunas pocas personas de voluntad superior y espíritu sensible.
Para la mayoría absoluta del pueblo el comer carne es algo natural. El vegetarianismo ético es para esa mayoría una actitud pulsilánime, sin fundamento, y en todo caso extravagante. No es de extrañar ,por otro lado, pues la masa no puede normalmente entender las actitudes idealistas extremas, al no tener una mentalidad capaz de valorar los preceptos éticos en sus últimas consecuencias. La religión y la ética popular es siempre una versión \'suave\', permisiva y rebajada, de los mandatos morales puros. Lo que es mediocre para un santo, es perfecto para una persona normal. La santidad es una locura, una extravagancia. Los mandatos éticos son un lujo para la mentalidad vulgar.
Por ello hay que entender el tema en su \'normalidad\' ,dejando de lado las excelencias especiales.
La normalidad es que la gente quiere y puede comer carne. No se trata pues de pretender una sociedad vegetariana, no es este el objetivo del nacional socialismo.
Lo que pasa es que sí es objetivo del NS lograr una sociedad que conceda derechos y respeto al mundo animal, y en general al Ecosistema. Y dentro de este \'ambiente\' de amor a la Naturaleza la \'industria\' de la matanza de animales debería ser revisada a fondo.
No se trata de eliminar la ganadería sino de ajustarla al nuevo espíritu de aprecio y respeto. Hemos de comer animales, pero en un equilibrio de respeto y necesidad. Una vez más el problema es de equilibrio de derechos.
El maltrato y el abuso del ganado, considerado como \'meras cosas\' por la mentalidad actual, debe cambiar radicalmente. Los mataderos deben evitar el sufrimiento de los animales, el trasporte de animales debe cumplir las leyes (actualmente en Catalunya hay una ley magnífica al respecto, pero no se cumple nunca).
Además hay una serie de \'productos\' de la industria alimenticia que deberían ser revisados. Por ejemplo el método de creación del foie grass, a base de patos torturados para crear higados enfermos, es autenticamente antiético. Los productos que exigen un tratamiento doloroso y torturante deben desaparecer.
Mientras, el vegetarianismo ético es una opción personal, que refleja un compromiso con el mundo animal. Una opción que compartimos pero que no pretendemos imponer ni promocionar fuera de ese ambiente personal, precisamente porque el NS no es una doctrina de utopías sino de realidades.

LOS ANIMALES DE COMPAÑIA

En casi todas las casas de campo existen animales integrados en la vida familiar. El concepto de animal de compañía proviene de su integración en la ciudad.
La ciudad no está hecha para los animales, y en España menos. Con lo cual sólo han quedado los llamados animales de compañía, además de algunos pájaros y millones de ratas.
Un perro anima una casa, acostumbra a los niños a amar a los animales, es sin duda un gran amigo. Pero crea diversos problemas con el entorno ciudadanos: los ruidos y los residuos.
La ciudad no protesta por los miles de ruidos que provoca la propia civilización, no se queja de las miles de toneladas de mierda que produce la misma ciudad, las industrias, los coches, etc .. pero se queja de los residuos de sus perros. Claro está que hay que controlar este tema, pero esto sería mucho más fácil si la ciudad estuviera adecuada a la vida animal. Un entorno sin parques, o con zonas verdes mínimas, asfalto y la mentalidad de ser \'todo\' para el hombre, hace difícil el equilibrio, pero es sin duda posible con un poco de buena voluntad.
La reconversión de las actuales ciudades en \'lugares humanos\' no es un tema que se pueda abordar en pocas líneas. Es sin duda uno de esos Planes monstruos que un Pueblo debe abordar a largo plazo. Las zonas sin coches deberán ser mucho mayores, el uso de transporte público obligado, la reconversión de zonas asfálticas en zonas verdes, la limpieza y la creación de grupos de trabajo para la belleza en la ciudad por comités de barrio,.. todo ello es imposible sin una demografía razonable en las ciudades, eliminar la inmigración a las ciudades y un decrecimiento de su población, así como una radical socialización del suelo. En fin, la ciudad cosmopolita que se está desarrollando ahora es un monstruo deforme a la medida del homus economicus actual, y será preciso rediseñarla totalmente en un Plan gigantesco de reconstrucción del mundo, si lograsemos eliminar el poder del dinero y la finanza.
Sólo en este contexto es posible diseñar una ciudad que comprenda al perro como un \'ciudadano\' más, no como un capricho o un estorbo.

EL NACIONALSOCIALISMO EN ESTOS TEMAS

Este texto no es un capricho, sino una parte fundamental de nuestra revolución NS. El amor a los animales y la Naturaleza no es un punto táctico, ni algo que se haga para ganar popularidad, sino al contrario: posiblemente algunas de las medidas necesarias chocarán con el egoismo de la gente que quiere seguir \'usando\' los animales para sus gustos, sin barreras.
Dentro de ese silencio total que existe sobre los aspectos positivos del NS histórico, nadie nunca recordará en la prensa que las primeras leyes del mundo! en defensa de los animales, contra la caza y la experimentación con animales o los espectáculos crueles, las dictó Hitler muy poco después de llegar al poder.
El Nacional Socialismo histórico fue un régimen absolutamente favorable a los animales, en gran parte por la posición personal radical de Hitler en este tema. Hitler fue un fanático de los animales, vegetariano ético, enamorado de sus perros, amante de todo tipo de animales, fue un decidido promotor de leyes limitativas de cualquier actividad cruel con los animales. Walter Darré, Ministro de Agricultura, fue el primer gran ecologista integral de la Historia política, un hombre que luchó por hacer realidad un pueblo unido al entorno natural. En nuestros ambientes las posiciones son encambio más neutras. Una enorme mayoría de los grupos y revistas de ideología similar NO tratan jamás el tema de los animales, parece que no les preocupe. En el número de Hespérides sobre Ecología no se habla de los animales y su relación con el hombre. La Ecología se comenta como una \'ciencia\', como una filosofía, pero se olvida su realidad inmediata.
Y una parte incluso defiende el tema taurino por su \'implicación españolista\', su componente de \'barbarie\' frente Europa. Podemos decir que ese estilo de amor a los animales no se ha sabido reflejar en muchos grupos NS y NR, que no se preocupan nada del tema e incluso consideran \'debilidad o romanticismo\' ese espíritu de amor profundo al mundo animal.
Cedade fue en este tema una excepción maravillosa, pues el amor a los animales fue allí una obligación y una obsesión. Se editaron libros sobre este tema, se publicaba a menudo en la revista temas en favor de los amigos irracionales, todos sus mandos mostraban un amor y respeto total por ellos. Un acto de crueldad contra los animales hubiera significado la expulsión fulminante de Cedade.
Esperamos de los nuevos grupos NS ese estilo, ese respeto y amor por la Naturaleza y dentro de ella los animales. Un amor no sólo de palabra sino de hechos.










Ecologia
NuevOrdeN