REVISIONISMO BÍBLICO
EL REY DAVID: GENOCIDA Y DEGENERADO


No importa en este texto tanto el 'hecho' sino la mentira, la falsificación de textos y ver como todo se deforma para obedecer al que manda. El texto es de un camarada mexicano, ampliado con un texto de Disidencias,  al que agradecemos este trabajo.

En la época del Antiguo Testamento, los reyes, las guerras, las incursiones y las rapiñas se sucedieron sin solución de continuidad. Samuel, último juez de Israel y primer profeta, peleó contra los filisteos y los derrotó pero luego, sintiéndose viejo, hizo ungir caudillo del ejército a Saúl y le ordenó en nombre de Dios: «Ve, pues, ahora y destroza a Amalee y arrasa cuanto tiene: no le perdones, ni codicies nada de sus bienes, sino mátalo todo, hombres y mujeres, muchachos y niños de pecho, bueyes y ovejas, camellos y asnos...». La católica enciclopedia de muchos tomos Lexikon für Theologie und Kirche apostilla que el profeta en cuestión fue un personaje «sin tacha», y aún va más lejos en el elogio de su sucesor: «Un gran afán en la defensa de la teocracia, de la ley y del derecho, fue la mayor prenda del carácter de Saúl». Y este rey, el primero de Israel (1.020-1.000 A.C.) ungido por Samuel, figura típicamente «carismática» a través de quien actuaba «el espíritu del Señor» y continuó con energía la tradición de las «guerras santas». Como cuenta la Biblia, Saúl combatió a «cuantos enemigos le rodeaban», moabitas, amonitas, edomitas, contra los reyes defilisteos y amalecitas. Eso sí, cuando de acuerdo con las órdenes superiores hizo matar a todos los amalecitas incluidos los niños de pecho, pero se guardó los mejores ganados, incurrió en la ira del Señor y en la del profeta Samuel, tras lo cual sufrió una tremenda derrota a manos de los filisteos y se suicidó: por cierto, éste es el primer acto de este género que menciona la Biblia.

Su sucesor, David, nombre que significa el escogido (de Dios), el que compró como esposa a la hija de Saúl, Micol, por el precio de cien prepucios de filisteos, hacia el final del milenio anunció el principio del Estado nacional y consiguió así el máximo período de esplendor para Israel, cuyas posesiones llegaron entonces desde la Siria media hasta los límites de Egipto; era la nación más fuerte entre los grandes imperios de Mesopotamia, Hamath y Egipto. Tal como había sucedido con Saúl, también de David (1000-961 A.C.) se apoderó «el espíritu del Señor» y le hizo emprender una campaña tras otra, ya que eran muchos los «opresores»: al norte, contra los últimos enclaves de los cananeos, contra los amonitas, los moabitas, los edomitas, los árameos, los sirios de Adarecer. Y así lo reconoció David en su himno de acción de gracias: «Perseguiré a mis enemigos, los exterminaré: no volveré atrás hasta acabar con ellos. Los consumiré y haré añicos, de suerte que no puedan ya reponerse. Caerán todos bajo mis pies».

«Pero nunca empezó él una guerra —le alaba san Ambrosio, doctor de la Iglesia— sin haber pedido consejo al Señor. Por eso también fue vencedor en todas las batallas, él que esgrimió la espada hasta la más avanzada edad.» Como avezado ex capitán de una partida de bandoleros (cuyas actividades cuenta el 'Quien es quien en el antiguo Testamento' bajo el atractivo epígrafe de «Los años de guerrillas»), el «héroe magnífico» (san Basilio dixit) actuaba de forma especialmente contundente, a pesar de lo cual (o precisamente por eso) se le admira no sólo en la teología judía, sino también en la cristiana y la islámica como persona de destacada significación religiosa. «Siempre que salió en campaña, David no dejó hombre ni mujer con vida —le alaban las Sagradas Escrituras—; así hacía David cuando moraba en tierra de filisteos.» Durante dieciséis meses vivió bajo la protección del rey Aquis, en Get, huyendo de la ira de Saúl; pero luego el mismo David infligió tales derrotas a los filisteos, que éstos apenas vuelven a ser mencionados en la Biblia. Entre otras costumbres del elegido del Señor (el primero que estableció el núcleo de un ejército permanente, y acentuó el carácter, ya existente, de la fe judaica como religión del Estado, convirtiendo a los príncipes de los sacerdotes en funcionarios reales y miembros de su corte) figuraba la de cortarles los tendones a los caballos del enemigo; alguna vez se empleó también en cortar manos y pies a los enemigos mismos. Otra de las aficiones del «divino David, profeta grande y suavísimo» (según el obispo Teodoreto, historiador de la Iglesia) consistía en picar a los prisioneros con serruchos y tenazas de hierro y quemarlos en hornos de ladrillos, como hizo con los habitantes de todas las ciudades amonitas.

 

Hay una gran masa de creyentes rasos en las Religiones cristianas organizadas. Son aquéllos con poca formación (como los que le conviene tener al clero entre sus filas) que tragándose entero todo lo que les dicen, piensan que "La Biblia" tal como la tienen editada en sus casas es "La Palabra de Dios", infalible a todo nivel. Este tipo de creyentes nunca se cuestionan acerca de si lo que ellos tienen por "Palabra de Dios" no ha sido alterada en mayor o en menor medida por los traductores modernos.

Con respecto a este punto en particular, hay un precioso ejemplo de cómo todos los traductores modernos de la Biblia (Católicos y Evangélicos) manipulan su contenido como les viene en gana para tapar verdades penosas. Esto lo logran traicionando la letra y el mensaje original del texto.

Refiriéndose a la toma de Rabbá por el "Noble" Rey David, leemos en 2 Sam 12,26-31 : 
("Santa Biblia" Reina-Valera de 1909, evangélica) :

 

"Y Joab peleaba contra Rabba de los hijos de Ammón, y tomó la ciudad real. Entonces envió Joab mensajeros á David, diciendo : Yo he peleado contra Rabba, y he tomado la ciudad de las aguas. Junta pues ahora el pueblo que queda, y asienta campo contra la ciudad, no se llame de mi nombre.
Y juntando David todo el pueblo, fué contra Rabba, y combatióla, y tomóla.
Y tomó la corona de su rey de su cabeza, la cual pesaba un talento de oro, y tenía piedras preciosas ; y fué puesta sobre la cabeza de David. Y trajo muy grande despojo de la ciudad.
SACÓ ADEMÁS EL PUEBLO QUE ESTABA EN ELLA, Y PÚSOLO DEBAJO DE SIERRAS, Y DE TRILLOS DE HIERRO, Y DE HACHAS DE HIERRO ; É HÍZOLOS PASAR POR HORNOS DE LADRILLOS : Y LO MISMO HIZO Á TODAS LAS CIUDADES DE LOS HIJOS DE AMMÓN. Volvióse luego David con todo el pueblo á Jerusalem. "

Al que no le quede claro qué significa el "púsolo debajo de sierras" , veamos el verso paralelo de la misma versión de la Biblia, que aparece en 1 Crónicas 20,3:

 

"Sacó también al pueblo que estaba en ella, y CORTÓLOS CON SIERRAS Y CON TRILLOS DE HIERRO Y SEGURES . Lo mismo hizo David a todas las ciudades de los hijos de Ammón..."

Si vemos el libro de Samuel II, cap 12, versículo 29-31, en una Biblia publicada antes de 1950, podemos leer lo siguiente:

"(29) David tomó a todo su pueblo y asedió y conquistó la ciudad de Rabba. (30) Quitó la corona al rey, que pesaba 50 kilos de oro y piedras preciosas y se la colocó en su propia cabeza; luego hizo saquear la ciudad. (31) A los habitantes los colocó en sierras de hierro y cuñas de hierro, y los redujo a cenizas en hornos de ladrillo. Hizo lo mismo con todas las ciudades de los hijos de Amón. Después volvió con todo su pueblo a Jerusalem" (Züricher Bible de 1914).

La 'Sagrada' Biblia. Traducción de la vulgata Latina al Español, edición publicada con autorización del Ilustrísimo Monseñor Luis Martinez ,arzobispo de México, publicada por UTEHA en 1951. Explica con más detalle el versículo 31, y además añade comentarios ,como era común en las Bíblias católicas, dice:

"(31) A los habitantes los sacó fuera, y (1) mandó a unos fuesen asserrados, haciendo pasar sobre otros (2) carros con ruedas de hierro, y despedazados con cuchillos, y arrojados a los hornos de ladrillos. Así trató a todas las ciudades de los Ammonitas. (3) En seguida volviose David con su ejército a Jerusalem".
Comentarios en la propia edición:
(1) En castigo de sus grandes pecados
(2) Ruedas forradas de puntas de hierro
(3) Vease 'Justicia'. Algunos expositores no hayan como excusar de pecado esta acción de David.


Si gustan de otra traducción más actual del mismo pasaje, en la versión moderna de la Vulgata Latina de San Jerónimo, hecha por el Padre Felipe Scío de San Miguel (Escolapio), autorizada por la Iglesia Católica (Nihil Obstat), se lee :

("Biblia Americana San Jerónimo", versión de 1994, Católica) :

 

"Joab continuaba combatiendo en Rabbá de los ammonitas y tenía ya reducida al extremo la ciudad real. Envió Joab mensajeros a David diciendo : "He combatido contra Rabbá y está para ser tomada la ciudad de las aguas. Junta, pues, ahora el resto de la tropa y da el asalto a la ciudad y tómala, no sea que después de haberla yo destruido me sea adjudicado el honor de la victoria ". Juntó, pues, David  toda la tropa y fué contra Rabbá ; después de haberla combatido la tomó. Quitó la corona de la cabeza de su rey, que pesaba un talento de oro y tenía piedras muy preciosas y fue puesta sobre la cabeza de David. Llevó también de la ciudad despojos muy grandes E HIZO ASERRAR SUS HABITANTES Y QUE PASASEN SOBRE ELLOS CARROS HERRADOS, QUE LOS DESTROZASEN  CON CUCHILLOS Y LOS ECHASEN EN HORNOS DE LADRILLOS ; ASÍ LO HIZO CON TODAS LAS CIUDADES DE LOS AMMONITAS. Y se volvió David con todo su ejército a Jerusalén."

Ante la canallada cometida aquí por el sádico rey David, el traductor de la Biblia Americana de San Jerónimo expresa su inconformismo con el descafeinado comentario que transcribo a continuación :

"Excesivo y cruel parece el rigor manifestado por David ; de ahí que algunos autores hagan otras traducciones."

¿Solo ésto le merece el comportamiento perverso y maníaco del Rey David? ¿Justicia poética?No obstante, ¿a qué traducciones se refiere el traductor de la Biblia de San Jerónimo?

A traducciones como las siguientes, en las cuales transcribo únicamente el versículo 31, que es el neurálgico:

("Sagrada Biblia" Nácar-Colunga de 1969, Católica) :

 

"A los habitantes los sacó de la ciudad, y LOS PUSO A las sierras, a los trillos herrados, a las hachas, a los molinos y a los hornos de ladrillos. Eso mismo hizo con todas las ciudades de los hijos de Ammón..."

Suficientemente ambiguo... ¿No es cierto ? No dice si los puso encima o debajo de las sierras.

Aunque el colmo de la manipulación llega con versiones como las siguientes :

("Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras" de 1987, Testigos de Jehová) : 
 

"Y a la gente que había en ella, la sacó para PONERLA A SERRAR PIEDRAS y a [trabajo relativo a] instrumentos agudos de hierro y a hachas de hierro, y LOS HIZO SERVIR en la fabricación de ladrillos..."

o

("Biblia de Jerusalén" de 1975, Católica) : 

"A la gente que había en ella la hizo salir y la puso a trabajar en las tierras, en los trillos de dientes de hierro, en las hachas de hierro y los empleó en los hornos de ladrillo. "


El colmo del descaro y la manipulación lo logran los evangélicos que, SABIENDO LO QUE DICE ESE PASAJE EN REALIDAD se tuercen y manipulan la historia de igual manera en su nueva versión de la Reina Valera:

("La Santa Biblia" de Reina-Valera, versión de 1960, Evangélica) : 

"Sacó además a la gente que estaba en ella, y los puso a trabajar con sierras, con trillos de hierro, y además los hizo trabajar en los hornos de ladrillos ; y lo mismo hizo a todas las ciudades de los hijos de Amón..."


En la Biblia Latinoamericana, edición revisada en 1995, en el mismo versículo dice:
"En cuanto a los habitantes, los hizo salir de la ciudad, los puso a manejar sierras, las ruedas y las hachas de hierro y los hizo trabajar en la fabricación de ladrillos; lo mismo hizo en todas las ciudades de los ammonitas. Y luego David y todo su ejército volvieron a Jerusalem"

 

Viene al caso recordar que, en 1956, el Consejo de la Iglesia evangélica alemana y la Unión de las Sociedades Bíblicas Evangélicas acordaron la edición de una Biblia, «según la versión de Martín Lutero en lengua alemana», edición que, autorizada en 1964 y publicada en 1971, reproduce de la manera siguiente el pasaje que acabo de citar: «A los habitantes los sacó, y púsolos a trabajar como esclavos con las sierras y las hachas de hierro, y en los hornos de ladrillos». Sin embargo, Martín Lutero lo había traducido así: «A los habitantes los sacó, y mandó que fuesen aserrados, haciendo pasar narrias de hierro, y despedazarlos con cuchillos, y arrojarlos a los hornos de ladrillos».

Este pasaje se corresponde con otro del Libro 1° de las Crónicas (20,3), en donde la susodicha Biblia autorizada por el Consejo de la Iglesia evangélica alemana, «según la versión de Martín Lutero», dice: «A cuyos habitantes los hizo salir fuera, y sometiólos a la servidumbre del trabajo en los trillos, sierras y rastras», pero las palabras que Lutero escribió fueron: «A cuyos habitantes los hizo salir fuera, e hizo pasar por encima de ellos trillos y rastras, y carros armados de cortantes hoces; de maneraque quedaban hechos piezas y añicos» .

Eso es una falsificación, y responde a un cierto método. En el decurso de los últimos cien años, la Iglesia evangélica ha propuesto nada menos que tres revisiones de la Biblia luterana. En la versión revisada de 1975 apenas dos terceras partes del texto remiten directamente a la traducción hecha por Lutero. Una de cada tres palabras ha sido cambiada; a veces, es cuestión de matiz, pero otras veces la modificación tiene su importancia: ¡de las 181.170 palabras que suma, poco más o menos, el Nuevo Testamento, la innovación se extiende a unas 63.420 palabras! (Los investigadores más críticos coinciden en afirmar que la modernización léxica necesaria para una comprensión actual del texto no exige cambiar más de 2.000 o 3.000 palabras.) Poco se figuraba Lutero que sus herederos espirituales iban a enmendarle la plana tan ampliamente, él cuyo lema como traductor fue que «las palabras deben ponerse al servicio de la causa, y no la causa al servicio de las palabras», y que «el sentido no está al servicio de las palabras, sino éstas al servicio del sentido, al que deben plegarse y obedecer».

Es evidente que siempre cabe la posibilidad de «quitar hierro» en una traducción..., perdiéndole el respeto al predecesor; pero cuando la Iglesia evangélica anuncia una Biblia, «según la versión de Martín Lutero en lengua alemana», en realidad vende una crasa falsificación. De todas maneras, si los hubieran hecho esclavos, siendo ellos unos idólatras, seguramente no habrían corrido una suerte mucho más envidiable, incluso los no combatientes; como ha comentado el arqueólogo Glueck,que excavó la ruinas de Eilat, sobre los esclavos del Estado que allí trabajaban en los hornos de ladrillos: «El ratio de mortalidad debio de ser terrorifico».

 

 

Un texto contradice al otro, sobre el destino de los prisioneros. En unos los destrozan y los hacen cenizas en hornos de ladrillos, en las versiones modernas los hacen trabajadores. En la versión original, el Rey David es un vil genocida, de tal forma que el tercer comentario (Biblia editada por UTEHA 1951) dice 'pecado la acción de David'. En las otras un 'benefactor', creador de fuentes de trabajo.


La pregunta que uno se puede hacer es: ¿Estos cambios se hicieron en todas las Biblias?. La respuesta es si, gradualmente, en casi todas. No se piense que nada más en las pertenecientes a algunas sectas judaizantes. Tanto en las traducciones católicas como protestantes, como la de Jerusalem, la Guadalupana, Nacar Colunga y demás. El Rey David y su pueblo queda libre ahora de hacer hornos crematorios y de genocidio con los ammonitas, para así poder echar la culpa de ello a otra persona y pueblo.
Lo penoso del caso es que teólogos y exegetas se hayan prestado a este juego indigno de falsificación.
Uno se pregunta ¿Quién es el dueño de la Biblia?. Ignoro la respuesta, pero podemos estar seguros de que si los marranos no son los dueños, al menos deben tener parte de las acciones. (recordemos, marrano= judío converso).

A cualquier persona que piense que las primeras son traducciones incorrectas y que las últimas son mejores, se les puede esgrimir los siguientes argumentos:

- Primero, David sería un completo idiota si depués de esclavizar a un pueblo, los pone a trabajar y como herramientas de dotación les da hachas, cuchillos, sierras y trillos de hierro. Ningún guerrero, luego de capturar a un pueblo sería tan idiota de armarlo para su venganza.
- Segundo, Es impensable que hubiera tantos trillos y hornos para poner a trabajar a todos los habitantes supervivientes de TODAS LAS CIUDADES DE LOS HIJOS DE AMMÓN.  El camino fácil, obviamente era matarlos...
- Tercero, miremos qué nos dice "la Biblia" en otras partes, al respecto:

Refiriéndose a las excursiones que hacía David en las tierras de los Filisteos antes de ser Rey, se lee en 1 Samuel 27, 9 y 11:

(Reina-Valera, 1909) :

"9 Y hería David el país, y no dejaba á vida hombre ni mujer : y llevábase las ovejas y las vacas y los asnos y los camellos y las ropas ; y volvía..."

"11 Ni hombre ni mujer dejaba á vida David,..." 

(Nuevo Mundo, 1987) :

"9 Y David hirió la tierra, pero no conservó vivo ni a hombre ni a mujer..."

"11 En cuanto a hombre y a mujer, David no estaba conservando vivo a ninguno..."

(Nácar-Colunga, 1969) :

"9 David asolaba estas tierras, sin dejar vivos hombre ni mujer..."

"11 David no dejaba con vida hombre ni mujer..."

(de Jerusalén, 1975) :

"9 Devastaba David la tierra y no dejaba con vida hombre ni mujer..."

"11 David no dejaba llevar a Gat con vida nombres ni mujeres..."

(Reina-Valera, 1960) :

"9 Y asolaba David el país, y no dejaba con vida hombre ni mujer ;..."

"11 Ni hombre ni mujer dejaba David con vida para que viniesen a Gat..."  

Es obvio que todas las Biblias dan la desición unánime... David era un maníaco sádico y asesino.

Claro que en este mensaje no importa para nada el comportamiento monstruosamente inmoral, sádico y asesino de David.

Lo que importa y resulta deplorable es el comportamiento Deshonesto de LOS LÍDERES EVANGÉLICOS Y SUS TRADUCTORES BÍBLICOS, NO DEJANDO ATRÁS A LOS CATÓLICOS Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ, que MANIPULAN a su antojo la Biblia PARA OCULTAR AL REBAÑO DE CREYENTES INGENUOS  verdades que les puedan parecer chocantes...

Un dato que puede resultar interesante (Extraído de "Historia Criminal del Cristianismo" de Karlheinz Deschner, Tomo 1, página 72) es el siguiente :

En los últimnos cien años, la Iglesia Evangélica ha propuesto TRES revisiones de la Biblia de Lutero. En la versión "revisada" de 1975 apenas dos terceras partes del texto remiten directamente a la traducción hecha por Lutero. Una de cada tres palabras ha sido cambiada, a veces en cuestión de matiz, pero en otras la modificación altera el sentido (como en el ejemplo dado).  De las 181.170 palabras que suma aproximadamente el N.T., la "revisión" se extiende a 63.420 palabras !. Los investigadores más críticos admiten que para una modernización léxica que permita la comprensión actual solo haría falta cambiar unas 2.000 o 3.000 palabras.

Como diría Deschner :

"Es evidente que siempre cabe la posibilidad de "quitar hierro" en una traducción...perdiéndole respeto al predecesor; pero cuando la Iglesia evangélica anuncia una Biblia, "Según la versión de Martín Lutero en lengua alemana", en realidad vende una crasa falsificación".

Nunca mejor dicho lo de "quitar hierro".

Hay un caso más sobre ese Rey David, por ahora, un tema repugnante como para un psicólogo freudiano.
En la Biblia Guadalupana 1971 (tomada por ser de buen formato, letra clara y respetuosa con el texto original de siempre), en el capítulo 17 del Libro I de los Reyes (En otras Biblias Samuel I), cuenta el combate de David contra Goliat. Por ello tomó David gran popularidad. Y lo llevaron a ver a Saul, el rey de Israel, se presentó David con la cabeza de Goliat en la mano. Allí conoció al hijo del Rey, Jonatán. Leemos en el capítulo 18 ,Reyes I, vers. 1 a 4:

"Cuando David acabó de hablar con Saul el alma de Jonatán quedó unida con el alma de David; y le amó Jonatán como su propia alma (2). Tomó Saul a David aquel día consigo, y no le permitió volviese a casa de su padre. (3) E hizo Joanatan pacto con David porque le amaba como su propia alma. (4) Quitóse Jonatán el manto que vestía y dióselo a David, así como su armadura, su espada, su arco e incluso su cinturón".

Pero dejando aparte aburridas historias intermedias, lo significativo (y lo que veremos que se modifica también) es en el versículo 26 de la Elegía sobre Saul y Jonatán que compuso David:
(26) "La angustia me oprime  por ti, oh hermano mio, Jonatán
Tu eras toda mi delicia,  Tu amor era para mí más precioso Que el amor de las mujeres".

Pero en la Biblia Latinoamericana, impresa en España ya en 1972, Ediciones Paulinas, Verbo Divino (**), ese mismo versículo dice:
"Por ti estoy apenado, Jonatan, hermano mío por ti, a quien tanto quería Tu amistad era para mi mas maravillosa Que el amor de las mujeres"

Cambia el sentido, es ya solo pura 'amistad', no 'amor'.

En la Biblia Guadalupana, en el Libro Reyes ,cap 20, vers 41 dice:

"Cuando se hubo ido el muchacho, levantose David de la parte meridional, cayo su rostro a tierra y se postró tres veces. Se besaron el uno al otro y lloraron juntos".  En la Biblia Latioamericana moderna se elimina "Se besaron el uno al otro".

(*) Si se desea verificar, tenga en cuenta que en alguna edición de la Biblia, como la Guadalupana, o la editada por UTEHA en 1951, el texto de Samuel II cap 12, viene incluido en el Libro de los Reyes, Cap 12 y mismos versículos.

JGZ

(**) Ya es lamentable llamar 'verbo divino' a la repugnante historias del homosexual y genocida David!.

No importa de estos textos los 'hechos', no importa que David fuera o no homosexual y genocida, lo importante es que vemos como el poder sionista y la mentalizacion que obliga la prensa, etc... hace que incluso en la Biblia se falsifiquen textos y de adapten a lo 'políticamente correcto' para el sionismo.
Tras ver este texto recapacitemos cuando nos digan que se han descubierto documentos que dicen o pruebanÖ si falsifican la Biblia solo por satisfacer a Sión, figuraos que no falsificaran y mentiran cuando convenga al sionismo.
Los judíos usaron pues los hornos crematorios mucho antes que nadie, son sus inventores y el genocidio es su literatura 'sagrada'.
La mentira es total en manos de la democracia. 

Volviendo a los creyentes fundamentalistas, surge una pregunta:  ¿En qué dicen que creen? ... ¿En la Biblia?

Bien, ...¿PERO EN CUÁL BIBLIA ? 




Revisionismo
NuevOrdeN